domingo, 29 de abril de 2012

TIPS PARA REDACTAR INFORMES

1.- Cada profesional perfecciona un estilo único de redacción de reporte psicológico

Con la práctica irá surgiendo y puliéndose un sello característico que, obviamente, podrá distinguirse de los demás por las palabras empleadas y por la dinámica del mismo. Por esto, no pueden ser exactamente iguales los reportes elaborados por dos profesionistas sobre una misma persona, ya que intervienen diversas variables como son:

a) Elección de elementos de estructura del reporte,
b) Dominio de elementos gramaticales (sinónimos, antónimos, sintaxis, ortografía, etc.),
c) Cantidad y calidad de experiencias en la elaboración de reportes, indicada por tiempo, lugares de trabajo, asesoría calificada, etc.,
d) Términos usados congruentes a alguna corriente psicológica o enfoque (plural, patológico, existencial u otro),
e) Es común que, al inicio, el principiante tienda a imitar la estructura y/o redacción de sus maestros y asesores, sin embargo, después va surgiendo y despuntando su propio estilo, viéndose esto también en otras áreas de la vida como en la música, el deporte, el trabajo y otras.

2.- Importancia de las palabras de enlace

Para entender los componentes de un reporte hay que desglosarlo, desmenuzarlo, recordando que analizar quiere decir descomponer en partes. Una de estas partes la constituyen las palabras de enlace, en dos sentidos, donde se darán ejemplos a continuación:

a)Respecto al ritmo explicativo. Tener en cuenta las tres áreas básicas del cuerpo de un reporte o área del reporte, las cuales son inicio, mitad y final, para lo cual se tienen que adecuar los usos pertinentes de las siguientes palabras sugeridas: además; afectó a; antes; así que; así mismo; asimismo; aunque; aún; coincide; consecuentemente; contradice; determina; en conclusión; en consecuencia; en primer lugar; encuadra con; entonces; es obvio que; finalmente; influye en; induce que; lo anterior; objetivamente; obviamente; se percibe que; pero; por consiguiente; sin embargo; subjetivamente; también; ya que; sumado a; según; primeramente; posteriormente; por último; por lo tanto; por lo que; cabe destacar; cabe mencionar, es importante señalar que; etc.
b) Respecto a lo dicho por el entrevistado-consultante. Cuando es información que el consultante nos proporciona como fuente primaria a través de la entrevista o de las respuestas a algún cuestionario, se sugiere el uso de las siguientes palabras para no abusar de una o de unas cuantas: agrega; admite; aduce; asegura; aclara; acepta; aconseja; alega; advierte, adquiere; alude; analiza; aporta; asocia; añade; asume; califica; caracteriza; comenta; concluye; conoce; considera; cree; describe; destaca; desdice; desdeña, dice, domina; duda; elabora; enfatiza; enlaza; enuncia; escribe; evade; experimenta; expresa, focaliza; fomenta; fundamenta; habla; justifica; manifiesta; manipula; menciona; narra; observa; organiza; opina; percibe; piensa; pondera; prejuicia; prefiere; ratifica; razona; reconoce; refiere; relaciona; resume; revela; rehuye; se basa; señala, siente; simula; sugiere; supone, valora; verbaliza; vive; etc.

3.- Importancia del lector blanco

Se recomienda elaborar el reporte de acuerdo a las características de quien lo va a leer. Contextualizarlo y adaptarlo según el tipo de destinatario: el consultante, un colega, un juez, un paciente, un médico, un profesional ajeno a nuestra terminología, entre otros. Y ¿por qué no? Se pueden elaborar dos reportes, uno para el solicitante y el segundo para nuestro archivo. También, abocarse principalmente a redactar los elementos del motivo de la consulta o propósito principal en el ámbito institucional, empresarial o de consultorio particular, es decir, hipotéticamente existen muchísimos rubros psicológicos a considerar en un reporte ideal pero, ¿Cuáles de ellos le interesarán realmente al paciente o a la institución?

4.- Resultados de pruebas psicológicas

Ser breves y concretos, filtrar la paja, aunque es cierto que el lenguaje metafórico es útil en psicoterapia o en explicaciones orales, también es cierto que al redactar un reporte se necesita ser claro, práctico y cuidadoso en describir los aspectos adecuados e inadecuados que encuadran la personalidad de un individuo. Se requiere concentración y ética en la puntuación, clasificación y/o interpretación de los resultados de los instrumentos psicológicos utilizados. Asimismo, considerar el significado y la utilidad respecto al contexto cultural e individual (escolaridad, edad, raza, circunstancias de salud física y mental, descarte de simulación y de falsedad de datos, entre otros), congruencias e incongruencias con la entrevista, con el rendimiento en tareas y en logros de su vida.

5.- Elaborar una estructura de reporte psicológico

Determinar primero el área específica de trabajo (clínica, social, educativa, escolar, comunitaria, etc.) pudiendo haber mezclas de éstas. En segundo lugar, enlistar los elementos o factores como indispensables de saber, ya sea mediante la práctica propia o de algún experto o lo obtenido por consenso grupal (consejo técnico, asociación, directiva, junta, otros). Siendo cuestión de pulir y actualizar periódicamente dichos factores. Un ejemplo de esto es el artículo “Propuesta de Estructura de Reporte Psicológica” escrito por el presente autor en esta página web de MundoGestalt, donde se mezclan los criterios propio y grupal.

6.- Combinación de psicología y arte

Usamos la Psicología para elegir la terminología del reporte, sin embargo, usamos el arte para darle el estilo y la frescura. Ambos están entrelazados y ponen en nuestras manos la posibilidad de la creatividad. Recetas hay varias pero, el sazón lo da el agregado extra y el plus que queramos. Me refiero al colorido, al tamaño, a la fuente y tipo de letras, a la paginación de las hojas, los cintillos superiores y/o inferiores, el uso de líneas, encabezados, viñetas y uso adecuado de signos gramaticales, que hoy en día tenemos al alcance preferentemente en los procesadores computarizados de palabras.

7.- Fluidez y consistencia interna

Se sugiere que las partes de un reporte estén enlazadas en una forma fluida, es decir, como una descripción continuada en párrafos, no como una masa de datos estadísticos o cortantes. Donde un párrafo pudiera abarcar, por ejemplo, los elementos del área social, otro los del área familiar, otro los del área sexual, etcétera, para tender a lograr una hilación y una consistencia interna que evite la fragmentación excesiva.

8.- Consideraciones para las conclusiones

Considerar que lo que se enuncia en un reporte es lo que percibimos, describimos, interpretamos o calificamos, es decir, no es la verdad absoluta ni el territorio de la realidad, sino el mapa basado en un modelo psicológico (llámese gestaltista, conductista, psicoanalítico u otro) sujeto a perfeccionarse con el tiempo o con la ayuda interdisciplinaria. Por eso, se maneja que un diagnóstico es una hipótesis, o sea, una suposición criterial. Y se recomienda usar términos como: parece ser que...; probablemente...; es posible que...; aparentemente...; siente...; se conduce como...; en comparación con...; según los resultados de la prueba (test, cuestionario) “x”...; se manifiesta como...; semeja...; etcétera.

9.- Perfeccionamiento

Buscar alternativas para mejorar la redacción del reporte: tomar cursos de redacción, leer libros especializados sobre reportes y diagnósticos, intercambiar reportes con colegas (sin datos que comprometan al paciente analizado), acudir a congresos, a conferencias sobre el tema, sacar elementos nuevos de la práctica psicológica y de la necesidad del paciente o lugar de trabajo. Además, elaborar y tener al alcance un glosario con los términos que más se usarán en los propios reportes. Extractar una lista de palabras o frases frecuentes en los libros, artículos o reportes de otros colegas para incorporarlas a nuestra experiencia, a un banco de palabras y a la práctica de nuestro léxico al momento de redactar, por ejemplo; a continuación se dan palabras y frases que el autor suele utilizar al elaborar sus reportes: instauración, finalidad, contrato terapéutico, apego, entorno, lineamientos a seguir, implementar, abordaje, conflictos originados, se detectó incremento, decremento de, mínima asertividad, desahogo de emociones, canalización de la frustración, valorizando, cambio de actitud, avances en su capacidad de, paulatina importancia de, necesidades externadas, emociones emitidas, preparación emocional de, al interactuar con, concientizado que, denota poco tacto al, facilitando que, dirigido al fomento de, visualizando sus alcances, presenta tendencia a, evaluación personal, etcétera.
Al principio, hacer reportes es difícil, después es trabajoso (que no es lo mismo que difícil) y, por último, después de meses, son relativamente fáciles, aunque aún así a muchos les provoca –como a mí- desidia.

10.- Uso de esqueletos

Se trata de tener –en archivos computarizados- “esqueletos” o “mascarillas” con los elementos a considerar en el reporte. Por ejemplo, aspectos de presentación (tamaño, fuente, tipo de letras, el autor acostumbra poner en negrita cada elemento psicológico), las áreas estructurales, los cintillos y logos correspondientes, etcétera, lo cual nos ahorraría tiempo y esfuerzo. Finalmente, no confundir esto con un formato rígido o “machote”, ya que en el caso del esqueleto planteado será una obra con secuencia fluida y matizada por las características del consultante.

11.- Tipos de reporte

Tomar en cuenta la extensión y la clase de elementos a considerar según se trate de un Estudio de Personalidad Inicial, Nota de Evolución Psicoterapéutica, Reestructuración de Estudio de Personalidad, Nota de Egreso, Canalización a un colega u otro profesional, etcétera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada