martes, 1 de mayo de 2012

EL INFORME FORENSE

Breve introducción conceptual
Pensar la confección de un informe dentro del ámbito forense implica tener presente una serie de variables que son indispensables para un correcto desarrollo de nuestra tarea profesional.
En primera instancia, debemos tener en claro que los psicólogos somos considerados "auxiliares de la Justicia", esto es, nosotros contribuimos con nuestra ciencia y nuestro saber, otorgándole al Juez los instrumentos necesarios para poder dictaminar una sentencia, aportándole nuestras observaciones e inferencias con la necesaria apoyatura científica sobre el caso asignado.
Dado que este informe es para profesionales alejados de la terminología "psi", debemos ser lo suficientemente claros y precisos en nuestras expresiones e inferencias, permitiendo un rápido entendimiento y una fácil comprensión de los ítems que se desarrollan en el informe pericial.
La denominación “perito” abarca el concepto de “experimentado, entendido, práctico, versado en un arte o técnica, autorizado legalmente para dar su opinión acerca de algo que es de su dominio”(Castex, 1991).
Al perito psicólogo, mayormente designado por el Juez de una causa [fueros civil, comercial, menores y penal], se le solicita un informe psicodiagnóstico de acuerdo a los requerimientos que expiden tanto la parte actora [la que defiende al afectado] como la parte demandada [a quien se demanda].
Estos requerimientos de información son denominados puntos de pericia.
Los puntos de pericia son, por así decirlo, el ápice de nuestra tarea. Es el eje directriz sobre el cual basamos todo nuestro estudio. Si bien es cierto que en un proceso psicodiagnóstico confluyen una amplia gama de rasgos y aspectos diversos de la personalidad, en el informe solo se volcarán aquellos que estén verdaderamente entrelazados con los puntos solicitados.
Evidentemente, y siguiendo esta misma línea, las entrevistas deberán ser más pautadas que en otros modelos de entrevistas clínicas, ya que la información requerida y los tiempos que se disponen son más acotados.
A modo de ejemplificación, tomando un caso de accidente de trabajo, si un obrero sufrió un accidente y perdió un dedo, al Juez no le sería de ninguna utilidad llegar a saber si el mismo tiene una problemática sexual ó si vive aún con su madre anciana, sino que particularmente le interesará obtener una aproximación diagnóstica sobre su personalidad de base y sobre las posibles secuelas que el accidente ha causado en su psiquis.
Para llegar a dichos términos, el experto debe utilizar los instrumentos diagnósticos más específicos para poder ahondar aquellos ítems que se le requiere.
No está de más recordar al lector, que una batería psicodiagnóstica consta de técnicas psicométricas, técnicas objetivas y técnicas proyectivas. La selección de cada una de ellas estará
sustentada en los objetivos que se persigan, y por sobre todo, en las propias capacidades que posea el peritado. Por ello la batería debe diseñarse sobre el curso de la primera entrevista, ya que desconocemos, generalmente, las capacidades y cualidades del sujeto a estudiar.
Cuando hablamos de capacidades, me estoy refiriendo a las verdaderas posibilidades que el sujeto pueda llegar a demostrar en el proceso psicodiagnóstico.
A solo modo de ejemplo, pensando en una persona cuyos estudios sistemáticos alcanzaron un segundo grado del nivel primario, su entorno socio cultural es de bajos recursos, la tarea desarrollada en los últimos treinta años ha sido de albañil, difícilmente pueda responder adecuadamente un Test de Wais, o llegar a comprender rápidamente qué se le está pidiendo con una consigna del Cuestionario Desiderativo.
Debemos ser muy cautos a la hora de diseñar nuestra estrategia diagnóstica, ya que de ello dependerá nuestro éxito, entendiéndolo por el alcance de nuestros objetivos en la tarea adscripta.
Tener presente estas consideraciones, nos permitirá confeccionar un informe adecuado a las exigencias y necesidades que se requiere de nuestra labor profesional.
Según De Santo (1997), dentro del ámbito forense, existen principalmente cuatro categorías de perito:
1. Peritos de oficio [elegidos por el Juez]
2. Peritos oficiales [ pertenecientes al Cuerpo Médico Forense y Policial]
3. Peritos particulares [consultores técnicos]
4. Peritos de parte [que responden a una de las partes de la causa]
El perito posee determinados deberes a cumplimentar. Ellos son:
1. Aceptar el cargo.
2. Prestar juramento, salvo que tenga título habilitante.
3. Practicar personalmente las operaciones necesarias para su dictamen, bajo el control del juez y en la forma establecida por la ley procesal.
4. Obrar y opinar con lealtad, imparcialidad y buena fe.
5. Fundamentar su dictamen y rendirlo en forma clara y precisa.
6. Guardar el secreto profesional cuando el caso lo requiera.
Por otra parte, posee determinados derechos, a saber:
1. Derechos patrimoniales (tiene derecho a que se le suministre el dinero para los gastos y a percibir una remuneración por su labor).
2. Derecho a la libertad para investigar de acuerdo a lo que considere necesario.
3. Derecho a que se le faciliten los medios necesarios para su investigación.
Por último, dentro de estas consideraciones expuestas, cabría dejar asentado aquí sus diversas responsabilidades penal, procesal y civil.
La responsabilidad penal está relacionada con el grado de veracidad y con la seriedad que se ha tomado en el caso (hechos falsos, ocultos, fraude, conveniencias, etc.). Otros autores anexan asimismo, las faltas que el perito llegare a realizar callando verdades e informaciones obtenidas, o su propia inexperiencia en el tema.
La responsabilidad procesal disciplinaria está referida a desobediencias y faltas; y por último, en cuanto a responsabilidad civil, refiriéndose por los daños y prejuicios que origine a los litigantes como a la destrucción de documentos o de violación del secreto.
Es evidente que la ética profesional debe estar enarbolada aquí aún con mayor intensidad, ya que el perito debe adscribirse a lo que se le requiere, debiendo evitar una incursión en la vida privada del examinado, efectuando preguntas que nada tengan que ver con el área de la personalidad a evaluar, ni alterar el encuadre por objetivos personales o desviar casos a la consulta privada (De Santo, V.Op.cit.).
Dentro de nuestra labor profesional, uno de los conceptos claves que se requieren en todo informe pericial es el del concepto de “daño psíquico”. Aproximándonos a una definición del mismo, M.Castex lo señala de la siguiente manera: “Puede hablarse de la existencia de daño psíquico en un determinado sujeto cuando éste presenta un deterioro, disfunción, disturbio o trastorno o desarrollo psicogénico o psico-orgánico que, afectando sus esferas afectiva y/o intelectiva y/o volitiva, limita la capacidad de goce individual, familiar, laboral, social y/o recreativa”.
No toda situación de intensa incidencia sobre el sujeto produciría daño psíquico, sino solo aquellas donde las condiciones subjetivas lo posibilitan. Ello significa que de acuerdo al tipo de estructura psíquica y del funcionamiento yoico en particular, una situación inesperada puede traer secuelas graves y derivar en el denominado “daño psíquico” o bien permanecer como un hecho traumático temporario.
Poder deslindar y precisar adecuadamente este concepto princeps, le brinda al Juez la posibilidad de adoptar una postura más clara y apropiada para la ejecución de una sentencia. Digámoslo en pocas palabras, el Juez requiere de nosotros, conocedores de la psiquis, para brindarle elementos y herramientas esclarecedoras para la ejecución de un veredicto digno y justo según la causa.
Los trastornos que pueden diagnosticarse como daño psíquico serán los definidos por su índole reactiva, resultante de un evento ocurrido. Ellos entran dentro de lo que se denominan “patología postraumáticas”. Dichas patologías requieren de un intenso y exhaustivo estudio de la personalidad, para deslindar entre lo que se ha denominado “personalidad de base” o personalidad previa, los efectos y consecuencias concretas provocadas por un determinado acontecimiento, y el grado de veracidad de la alteración psíquica que pone de manifiesto el peritado a través de sus enunciados.
Estos últimos términos no están poniendo en cuestión lo que conocemos como “realidad psíquica”
sino que tienden a buscar un mayor esclarecimiento entre una posible simulación teñida de propia
conveniencia y lo que verdaderamente le está aconteciendo en la estructura psíquica del peritado.
Teniendo en consideración que en esta área se juegan determinados intereses personales [tenencias, acreditamientos económicos, penas y encarcelamientos entre otros], la simulación y la distorsión de la verdad juegan un papel sumamente complejo de dilucidar pero muy necesario para elaborar un adecuado informe pericial.
Asimismo, no dejan de sumarse aquí, aspectos vinculados con el contexto social y cultural del peritado. Ellos son parte esencial en el momento de nuestra interpretación diagnóstica. Nuestro país carece de baremos propios en numerosas técnicas de exploración. Ello podría llevarnos a interpretaciones erróneas en cuanto a la interpretación de los observables.
Un adulto que no ha recibido escolaridad primaria sistemática, ni ha desarrollado el área de la imaginación, difícilmente pueda llegar a resolver eficazmente determinadas técnicas que requieran de dichas habilidades. Llegar a preguntarle qué distancia hay entre Francia y Buenos Aires, que exprese qué le gustaría ser si no pudiera ser persona, o responder plenamente a la consigna textual del Test de Relaciones Objetales de Phillipson (TRO); serían algunas de las dificultades en las que no se terminarían de dilucidar si es un problema cognitivo o un problema vinculado con su desarrollo delimitado y la incidencia del medio sociocultural.
Debemos entonces, tener la suficiente capacidad para poder diseñar adecuadamente cuáles son los instrumentos que iremos a utilizar, y readaptar sus consignas, en el caso de que así fuese necesario, para poder obtener los objetivos que se planteen y favorecer un adecuado diagnóstico de la estructura de la personalidad del sujeto.
Por ello es que nuestra tarea, amén de estar abriéndose camino en el ámbito forense, exige de un alto nivel profesional, de un posicionamiento ético, y de un constante estudio e investigación y de una práctica supervisada sobre los diversos abordajes en materia de psicodiagnóstico
En la elaboración del informe pericial, suele utilizarse, asimismo, el DSM IV, el manual de Diagnóstico de los Trastornos Mentales. Este manual suele ser de mucha ayuda en los momentos de definición de cuadros psicopatológicos, en especial, cuando se nos requiere un diagnóstico presuntivo y un pronóstico. La exposición de conceptos teóricos dentro del informe pericial, enriquecen nuestras formulaciones e inferencias, y lo enmarcan en un informe más comprensible para los expertos del área jurídica.
Dentro de los puntos de pericia también pueden llegar a solicitarse grado de incapacidad. Si bien este es un concepto sumamente complejo para nuestra labor profesional, puede recurrirse a tablas y baremos estandarizados en Buenos Aires, que aproximan dicha solicitud.
Ejemplos A. El encabezado de toda pericia debe comenzar de la siguiente forma:
ACOMPAÑA PERICIA
A la Sr.Juez del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil NºX, secretaría única.
XXX , Lic. en Psicología, matrícula Nºxxxxx, con domicilio constituido en la calle xxxx, piso x,
dto.”x”, de la Capital Federal, nombrado perito psicólogo en los autos:
XXX C/ xxx
presenta a V.S. y dice:
HECHOS
Que habiendo ordenado V.S. pericia psicológica sobre xxx, viene a estos actuados a acompañarla.
Atento a lo expuesto eleva a V.S. el siguiente:
PETITORIO
1. Se tenga por efectuada la pericia y por acompañada.
2. Se tenga por presentada.
3. Se tenga presente a los fines probatorios y provea de conformidad V.S.
4. Se presenta original y dos copias.
QUE SERA JUSTICIA
B. En una segunda hoja se anexan ya los puntos de pericia y el correspondiente desarrollo del psicodiagnóstico. Los siguientes ejemplos dan cuenta de las distintas opciones.
EJEMPLO Nº1
PRESENTA PERICIA
Sr. Juez XXX
XXX, Lic. en Psicología, matrícula NºXXX nombrado perito psicólogo en los autos:
XXX C/ XXX
viene a presentar pericia psicológica sobre los siguientes puntos:
a. Si el accidente material de este litigio produjo en el acto, trastornos psíquicos.
Sí. Hasta ese momento del hecho, el peritado llevaba una vida normal, desarrollándose profesionalmente como futbolista. A partir del mismo, según declara, fue perdiendo toda posibilidad de ejercicio debido a sus dolencias y sus secuelas posteriores.
No haber podido volver a jugar y tener que recurrir a buscar "changas" para obtener un dinero, no es algo sencillo de aceptar. En los test gráficos se observan claramente su sentimiento de minusvalía y de impotencia ante un mundo demandante. Más aún tomando en consideración el tipo de profesión, la cual requiere de su buen estado físico; y la joven edad que posee. Los temores e inseguridades planteados a lo largo del psicodiagnóstico son fieles reflejo de su labilidad a nivel psíquico.
b. Caso afirmativo, evalúe la entidad de los mismos [diagnóstico y grado] y sí presenta un cuadro compatible producto del shock depresivo.
El cuadro presentado entra dentro de los denominados "trastornos de estrés postraumático" [Dres.Echeburúa y P.de Corral,1998, pág.178]. Allí figura en la tabla 1 de la página 173:"La persona ha sido expuesta a un suceso traumático en el que concurren las siguientes circunstancias: la persona ha experimentado...un suceso que implica la amenaza de muerte, una herida grave o un riesgo a la integridad física de uno mismo o de otras personas...""...el trastorno ocasiona un malestar clínico o es causa de una alteración significativa en el funcionamiento social, laboral, o en otras áreas importantes de la vida". Según la Tabla de Incapacidades Laborales, 1996, pág.125/6 de las A.R.T., se toma en consideración el punto 2 que dice: "Reacciones vivencias anormales neuróticas, grado II: se acentúan los rasgos de la personalidad de base, no presentan alteraciones en el pensamiento, concentración o memoria.
Necesitan a veces algún tipo de tratamiento medicamentoso o psicoterapéutico". Estas inferencias dan cuenta de la aseveración sobre el estado psíquico que presenta el peritado a raíz de la litis.
c. Se expida sobre la incidencia del estado psíquico actual que presenta en la esfera familiar, laboral, etc.
Desde el ámbito familiar, se observaron dos hechos fundamentales: Uno, vinculado con la crisis conyugal. Dos, con una búsqueda de refugio y contención en el marco de su familia de origen.
Desde el ámbito laboral, evidentemente la imposibilidad de seguirse desarrollando como jugador profesional incide en sobremanera su estado psíquico, ya que lo coloca en un lugar de incapacidad tanto para llevar a cabo su proyecto de vida como por sobre todo, el poder contribuir a mantener económicamente a su familia.
Sus tendencias de evitación y aislamiento, como así también su sentimiento de inhibición y vacío interfieren en su modalidad vincular dentro del ámbito social.
d. Que pronostique de incapacidad que estime que evidencia el actor en razón del cuadro psíquico que presenta.
El problema fundamental que se infiere al día de la fecha es el estado psíquico que aún presenta. El mismo se ve afectado por decepción y sentimientos de vacío a raíz de la incertidumbre en cuanto a la pérdida del ejercicio de su profesión, y en cuanto a posibilidad de proyecto futuro.
La incapacidad para hacer frente a su actual limitación física afecta e incide en sus elecciones, denotando labilidad anímica y escasos recursos yoicos para hacer frente a las mismas. Desde el punto de vista de su ejercicio futbolístico, como él dice en la entrevista inicial "mi vida era el fútbol", evidentemente esto no podrá volver a recuperarlo más. No solo por los síntomas que declara sino también por su edad, la cual limita continuar su carrera profesional. En este sentido, la afección es permanente. El grado de angustia es significativo.
Por otra parte, desde su psiquismo, previo trabajo psicoterapéutico, es posible facilitarle la apertura de otros campos de trabajo que no requieran tanto de su cuerpo y que dependan de su edad.
Como V.S. podrá ver, aún en el día de la fecha el peritado sigue declarando el padecimiento de dolores y de mareos, lo cual da cuenta de la magnitud de las secuelas.
Necesariamente, para poder re-elaborar y adecuar su propia imagen corporal y sus potencialidades que sí puede seguir desarrollando, es necesaria la implementación de un tratamiento efectivo en aras de alcanzar mayor seguridad y autonomía. De ello dependerá el grado de recuperación y reinserción socio-laboral.
e. Conveniencia de que el mismo se someta a un tratamiento psicoterapéutico, duración del mismo, frecuencia y costo estimado.
Como figura en el final del punto "d", sólo a través de un tratamiento efectivo, el joven podrá reinsertarse en el medio y re-activarse en materia socio-laboral.
Es imprescindible para ello, tanto un tratamiento físico, el cual debe ser evaluado por el experto, y un tratamiento psicoterapéutico individual.
En este último se tenderá a poner en relieve sus aspectos rechazados y valorados, trabajando sobre la pérdida de su mayor anhelo, colocando la mirada en los aspectos que sí puede seguir desarrollando, en aras de la elaboración de un proyecto futuro. Dicho tratamiento debería ser de un tiempo no menor a dos años, con una frecuencia de dos sesiones semanales de 45 minutos. Dado a que en unidades hospitalarias y obras sociales no pueden acceder a dicho lapso de tiempo, es necesario recurrir a un tratamiento en forma privada. Se estima el valor de 40 pesos por cada sesión.
f. Todo otro dato de interés a los fines de esta litis.
Como podrá ver V.S., el peritado se encuentra aún hoy en día, con una serie de cuestiones que no ha llegado a resolver. Es un joven de 32 años de edad, padre de un hijo, aún se encuentra paralizado e inhibido en la vida, buscando como rehacer su vida y llegar a tener sus propios ingresos económicos para ser un sujeto independiente.
Haber tenido que abandonar su entrenamiento y su desarrollo profesional lo coloca en una situación de impotencia que es difícil de sobrellevar. No poder llegar a cumplir toda una carrera investida de un ideal a alcanzar y de repente tener que abandonarla es un dolor psíquico profundo que le llevará tiempo elaborar.
Tampoco es un sujeto que muestre una serie de aptitudes de búsqueda y de desafío activo en la vida.
Ello hace a una dificultad que requerirá de tiempo y dedicación para poder redireccionarla en aras de una salida productiva.
No será una secuela permanente en cuanto pueda considerar la posibilidad del armado de un nuevo proyecto de vida, contemplando lo que sí puede hacer y llevar a cabo; sí lo será sí el sujeto no alcanza a resignar su anhelo y el trabajo realizado y queda inmerso en la frustración e incapacidad.
Puntos de pericia que agrega la parte demandada:
g. Que se designe si las supuestas afecciones que determine eventualmente guardan relación causal con el hecho o es de antigua data y preexistente al tiempo del siniestro.
Los puntos que se fueron expresando anteriormente ponían el acento en las secuelas adquiridas a
raíz del hecho. El mismo produjo una acentuación de determinados rasgos preexistentes [como la dificultad de manejar sus impulsos, las fluctuaciones y debilidad en la instrumentación de mecanismos defensivos, la tendencia evitativa ante los hechos], mientras que se infiere haber adquirido temores e inseguridades que antes decía no haber tenido, como ser ante la calle, el peligro de muerte y la frustración laboral. También el grado de incertidumbre y la sensación de impotencia y vacío se pronuncian a raíz del hecho padecido, el cual coarta su proyección y el llegar a alcanzar la meta de tantos años. Queda claro que de no haber ocurrido dicha litis y sus consecuencias, el peritado no estaría en esta situación de desesperanza. Este giro que debe realizar en su vida futura es crucial, dependiendo de lograr re-adaptarse a ello y encontrar una nueva meta de subsistencia y productividad efectiva.
PROVEA V.S.DE CONFORMIDAD
ES JUSTO
Firma del profesional
EJEMPLO Nº2 - Segundo modelo de presentación con el agregado de pedido de aclaraciones-
PRESENTA PERICIA
* Aquí va primero el encabezado señalado anteriormente.
Viene a presentar pericia psicológica sobre los puntos:
A) Si a raíz del accidente, el señor X quedó afectado emocional o psíquicamente.
B) Si existen secuelas psíquicas en su personalidad.
C) Si las mismas implican algún tipo de incapacidad que condicione su vida de social o familiar.
D) Si resulta aconsejable algún tipo de tratamiento psicológico.
E) En caso afirmativo, determine sus alcances, modalidad, tiempo de duración y costos aproximados.
F) Aporte todo otro dato que considere de interés para la causa.
Informa pericia de:
XXXX, L.E.Nºxxxx
El peritado fue entrevistado en dos oportunidades en su domicilio, cito en la calle XXX, de la localidad de XXX, Partido de XXX, Pcia.de Bs.As. El mismo refiere tener 65 años, estar casado y tener dos hijas, las cuales viven con él.
Se le ha administrado un psicodiagnóstico con las siguientes técnicas: Entrevistas, test de Bender, test gráfico de Casa, Ärbol y Persona (HTP), Cuestionario Desiderativo, Test de relaciones Obejtales de Phillipson y Test de Wais.
Síntesis diagnóstica
De acuerdo a los ítems señalados a lo largo del psicodiagnóstico, tomando las declaraciones efectuadas por el peritado, se llegan a inferir las siguientes conclusiones diagnósticas: Se presenta con una línea discursiva coherente, pero no hay conciencia de su estado actual y de los riesgos que presenta.
Se presenta inexpresivo emocionalmente, lentificado en su acción y en su expresión verbal.
Su postura es rígida y, según declara su señora, es sumamente estructurado y apático para con todo lo que le demande restricciones.
Está ubicado temporalmente, pero menciona “perderse”, “desorientarse” al salir a la calle [no recordar para dónde ir] o bien, al no poder reconocer a un otro que lo saluda o que ve.
No se aqueja de dolores ni dice tener en el presente algún tipo de alucinación o escuchar voces. Su reclamo está puesto en su dificultad intestinal.
Demanda necesitar mayor libertad para salir y llevar a cabo determinadas tareas, lo cual es impedido por orden médica y por intermedio de su señora dado a que suele extraviarse en la calle.
Refiere continuamente a su pasado en dos aspectos fundamentales: su época productiva-laboral y el ciclismo; ambas áreas reclamadas y añoradas por él. El ciclismo es ahora reemplazado por una bicicleta fija que utiliza en su terraza. Padece de una total dependencia con su señora tanto en lo referido con su pasado y su memoria; como en su diario vivir [comida, salidas, etc.]
Según declara su esposa, se encuentra medicado con: Nozinam 25 [neuroléptico]; Tegretol 400 [anticonvulsivo]; Rivotril 2mg [anticonvulsivo] y Mestin 60 mg.
Se le han administrado diversos tipos de técnicas para observar aspectos vinculados a su personalidad y al grado de compromiso psicopatológico.
En las técnicas gráficas, se observó un esfuerzo por lograr cierta perfección, hecho que no logra alcanzar adscribiéndose autocríticas a raíz de su imposibilidad motora. En los tests se observan considerables dificultades psicoafectivas que tienden al ensimismamiento, y una manifestación de vacío, pobreza y suma debilidad yoica que dificulta su correcta implementación de mecanismos de defensa y su inserción en el medio.
Proyecta en el HTP, por ejemplo, aspectos vinculados con su alteración en el esquema corporal, coincidentes con sectores vinculados a sus dolencias y su postura general [brazos, cuerpo; piernas de la figura de la persona].
En la técnica verbal proyectiva le es casi imposible resolver, ya que queda inhibido en su proceso del pensar, remarcando una falla a nivel defensivo y poniendo en relieve una estructura psíquica frágil y tendiente a derrumbarse.
En la técnica proyectiva de láminas, el examinado mantiene su actitud reticente, meramente descriptiva, no logrando resolver las diversas vicisitudes que se le plantea, quedando así al descubierto, aspectos que tienen que ver con una falla defensiva de inadecuación.
Similar situación se refleja en el área de ejecución del Wais. Todos estos elementos señalan por un lado, la carencia a nivel defensivo, esto es, de poder protegerse y mantenerse firme ante las diversas situaciones de la vida; y por otra parte, sus producciones alcanzadas no son sino producto del tratamiento psicofarmacológico en el cual se halla expuesto. Los antipsicóticos, antifóbicos y controladores del ritmo cortical promovieron que los test hayan sido mejor logrados que de no haber existido medicación.
Su actitud superficial tiende a manifestarse como un marcado oposicionismo; sin embargo, lo que verdaderamente aparece en mayor profundidad es una considerable ineficacia psíquica ante situaciones que lo ponen en riesgo o bien, presentifican hechos vinculados con su impotencia y su
pasividad obligada.
En el test de Wais, técnica de inteligencia y de aspectos de la clínica, se observa una baja producción a nivel abstracto-verbal y una mejor producción a nivel de ejecución práctica. En esta técnica se vislumbra un empobrecimiento a nivel del área de razonamiento, de atención y memoria, al igual que una cierta apatía frente a todo lo vinculado con el medio externo.
Durante todo el proceso del psicodiagnóstico no se han alcanzado a visualizar alteraciones en el área ideativa, ni alteraciones profundas o significativas.
Contestando los puntos de pericia:
A. Sí.
B. Sí.
C. Sí. Por todo lo que a V.S. se le ha narrado en este informe, con las conclusiones señaladas, se
observa que el peritado exhibe a raíz del accidente declarado, una importante alteración presentando un cuadro que confirma haber quedado afectado psíquicamente.
La magnitud de las secuelas es compatible con su afección emocional y el cuadro psicopatológico que presenta. Por ello se infiere que es causa y co-causa de los trastornos psicológicos que denuncia el psicodiagnóstico.
La marcada dependencia y la imposibilidad, hasta el momento, manifestada en cuanto a su funcionamiento psíquico y su dificultad en el proceso del pensar, denotan su incapacidad para autoabastecerse y desarrollar su propia vida en forma independiente.
D. Debe permanecer en tratamiento psiquiátrico y neurológico con apoyatura psicológica, a los efectos de evitar un deterioro mayor.
E. El tratamiento psicoterapéutico deberá ser llevado a cabo a la brevedad, desarrollándose dos veces por semana, durante un lapso no menor de tres años. El mismo deberá realizarse a nivel privado debido a que la atención hospitalaria no podría cubrir el tiempo estipulado. Un tratamiento psicológico implica honorarios no menores a cincuenta pesos por cada sesión de cincuenta minutos.
F. El peritado es una persona que evidentemente desarrolló una importante actividad en todos estos años. Como podrá observar V.S., el constante desempeño laboral, la gran dedicación por el
ciclismo, el haber llegado a mantener un hogar con las condiciones necesarias, son elementos que hablan de una persona dinámica y eficaz.
La edad en la cual le sucede este hecho es una edad relativamente joven como para haber tenido este derrumbe psíquico. Se encuentra sumamente medicado. La medicación psicofarmacológica logra mantenerlo relativamente armado; pero aún así no lo ayuda totalmente en el desarrollo de su vida diaria.
Como V.S. podrá suponer, la imposibilidad que el peritado tiene al no poder manejarse en forma independiente, utilizar su bicicleta, o bien llevar a cabo alguna tarea determinada, promueve sentimientos de insuficiencia y vacío, favoreciendo a su vez, un aumento del caudal de hostilidad y apatía para con el afuera.
En esta pericia se han contestado los puntos de pericia solicitados por la parte actora, ya que la parte demandada, al contestar la demanda, no solicitó puntos de pericia psicológica.
PROVEA V.S. DE CONFORMIDAD
ES JUSTO
Firma del profesional
C. Es muy frecuente que una pericia sea "impugnada" por la otra parte de la litis. Allí puede ser que pidan "aclaraciones", como en el siguiente caso, o bien sean refutadas las inferencias y se exija explicaciones, sean derivadas ya sea a un "Consultor técnico"o al Cuerpo Médico Forense.
AGREGADO DEL EJEMPLO Nº2
ACLARACIONES
Al Sr.Juez del Juzgado de Primera Instancia Civil NºX
Dr.XXX
XXX, matrícula XXX , etc., nombrado perito psicólogo en los autos:
XXX C/ XXX S/Daños y Perjuicios
presenta a V.S. y aclara puntos:
1. La necesidad de establecer fehacientemente el grado o porcentaje de la incapacidad psíquica.
2. Montos necesarios para afrontar la terapia aconsejada en los puntos D) y E) de la pericia.
Punto 1. Como podrá haber observado V.S.en la pericia presentada, en el momento de la misma, el peritado se hallaba en completa dependencia familiar. Allí se observa que no puede manejarse solo ni salir solo. No puede andar en bicicleta como lo hacía antes. Su esposa abarca todas las necesidades, inclusive en alimentación, aseo y vestimenta. No existe interacción alguna con otros;
no ve a nadie, no habla con nadie. No puede autovalerse tanto en orientación espacial como en desplazamientos. Se observa estar “postrado” en su casa; hecho que denuncia también que nunca va a tener posibilidad si no es con la ayuda de un otro. Es evidente que no va a tener la calidad de vida que tuvo hasta antes del accidente.
Haber sido supervisor y el haberse desarrollado largo tiempo de su vida en el ámbito laboral demuestra su eficacia y destreza en su tarea. Asimismo, el ciclismo y el círculo social que mantenía, daban cuenta de su capacidad para mantener lazos afectivos. El derrumbe y semejante encierro le marcan un cambio drástico y fulminante, colocando al peritado en un grado de dependencia extrema. Vivir a expensas de un otro y el deber utilizar inclusive su jubilación para adquirir la gran cantidad de medicamentos que consume a diario, enmarcan un importante porcentaje de incapacidad psíquica que se estima en un 80% [ochenta porciento].
Punto 2. Con relación al cálculo general de los honorarios es sobre la base de un tratamiento de tres años. Aquí deben tenerse presente los correspondientes estudios y el seguimiento neurológico y psiquiátrico, los cuales deberán ser estimados por los mismos profesionales. Cabe agregar que dicho seguimiento debe ser periódico y constante debido al grado de compromiso psicopatológico.
Además, debe considerarse que la incapacidad psíquica está sostenida en un problema neurológico y psiquiátrico.
Con relación a los honorarios correspondientes a la terapia aconsejada [cincuenta pesos por sesión de cincuenta minutos], tomando lo señalado en la pericia presentada, se estiman los mismos con una suma mensual de cuatrocientos pesos; suma que en el lapso de tres años se acercan a trece mil doscientos pesos.
PROVEA V.S. DE CONFORMIDAD
ES JUSTO
Firma del profesional
EJEMPLO Nº3 - Presentación de un modelo de informe como perito de parte solicitado por un médico legista - Los peritos de parte pueden llegar a ser citados por el Juez a pedido de alguna de las partes, o bien pueden ser contratados por un médico legista o por un abogado de parte que desee adquirir más elementos para la defensa del actor (persona que inicia la demanda ante otro).
El siguiente ejemplo es de un caso en el cual se solicita un perito de parte con el fin de favorecer al actor sobre la base de sus declaraciones, y de las consecuencias o secuelas adquiridas a raíz del hecho.
Sobre la base del supuesto que el perito actuará de acuerdo a la ética profesional, el mismo asume la responsabilidad de aseverar, acentuar o demarcar aquellos indicadores que, a su criterio, han resultado ser favorables o desfavorablemente en la personalidad del sujeto, según la litis que se trate (accidente, despido, tenencia, etc.).
El siguiente ejemplo se trata de una señora que inicia una demanda a una empresa de autotransporte, por un accidente ocurrido en la vía pública, cuando se encontraba trasladándose a su lugar de trabajo. El psicodiagnóstico fue solicitado por el médico legista que lleva la causa de la actora. En su pedido solicita se realice un informe psicológico y denote sí el accidente ha dejado secuelas o no en la personalidad de la actora.
Debido a la lejanía de su lugar de residencia, se le ha administrado dos entrevistas, con la aplicación de las siguientes técnicas: Test de Bender, test de HTP, Cuestionario Desiderativo, Test de Relaciones Objetales, Rorschach y una selección de subtest del test de Wais.
“De acuerdo con los ítems señalados a lo largo del psicodiagnóstico, tomando las declaraciones efectuadas por la peritada, se llegan a inferir las siguientes conclusiones diagnósticas:
La peritada L, de 35 años de edad, actualmente separada, vive con sus dos hijas de 14 y 10 años en la casa de su madre.
Se presentó puntualmente a las entrevistas, denotando compromiso y colaboración. En cambio, en la segunda entrevista se presentó inhibida, bloqueada y con suma dificultad para hablar.
Refirió al respecto que después del primer encuentro, quedó con dificultad en el habla y con dolores en la zona lingual. Al respecto solo pudo poner de manifiesto su preocupación y su sentimiento de impotencia ante dicho cuadro.
Mediante la aplicación y el análisis de las técnicas gráficas, se vislumbraron rasgos de inhibición, restricción en la posibilidad de manifestación de afectos, marcada inseguridad y profundos sentimientos de vacío y soledad.
No se han llegado a observar indicadores de organicidad ni alteración profunda de la personalidad.
En sus verbalizaciones y comentarios hizo constantes referencias sobre los sentimientos de tristeza, soledad e impotencia y manifestó su marcada dependencia para con los demás.
Desde las técnicas que exploran el área cognitiva, si bien se ha observado un rendimiento promedio, pudieron observarse bajos puntajes en su elaboración, denotando así, el alto grado de incidencia psicoafectiva, el cual bloquea su desarrollo intelectual.
Un considerable monto de angustia ha podido observarse en reiteradas técnicas, en particular, En las técnicas verbales (CD) y en las técnicas de láminas (TRO, Rorschach) sus respuestas y producciones se vieron impregnadas de manifestaciones de angustia que no ha logrado instrumentar eficazmente, llevándola a provocar numerosos fallos en el nivel de sus respuestas.
En sus comentarios, puso de manifiesto su gran preocupación por el estado psíquico en que se encuentra, llegándose a desconocerse a sí misma y preguntándose sobre el por qué de su estado actual. Habría entonces, un reconocimiento de su problemática pero un desconocimiento acerca de sus motivos y alcances.
A través de todas sus manifestaciones y producciones, ha dejado sentado un estado psíquico frágil, instrumentando pocos recursos defensivos para mantener un adecuado equilibrio necesario para interaccionar con el mundo externo.
Una serie de sucesos fue marcando su vida; sucesos vinculados a pérdidas, amenazas y riesgos que aún hoy no ha logrado asimilar adecuadamente.
Haber transcurrido dicho accidente que ha declarado encontrándose sola, no habiendo sido acompañada ni habiendo recibido a posteriori pregunta alguna de algún familiar, más el hecho de haberse reactualizado escenas de pérdidas pasadas, permiten inferir el considerable estado de shock que hasta llega a inhibir su vida de relación.
Por dichos ítems señalados en este proceso psicodiagnóstico, se llega a inferir la incidencia del accidente declarado por la peritada. A raíz de ello, se recomienda el inicio de un tratamiento psicoterapéutico que le permita reelaborar las pérdidas y le brinde las herramientas necesarias para un mejor restablecimiento en su vida.
Dicho tratamiento debería ser de un lapso de dos años, con una frecuencia inicial de dos veces por semana. Los costos estimados son de cuarenta pesos la sesión de cuarenta y cinco minutos. El pronóstico estará vinculado con la evolución de dicho tratamiento”.
PARA EL CAPITULO DE CASUISTICA
Presentación de un modelo de pericia psicológica en un Juzgado Civil.
Puntos de pericia:
A) Sí la actora padece trastornos psicológicos a causa del accidente, qué clase y de qué manera.
B) Sí requiere de tratamiento, cuánto tiempo y de qué manera.
C) Cualquier otro dato importante para este juicio.
La peritada fue entrevistada en dos oportunidades en mi consultorio. La misma refiere tener 46 años, estar casada y tener dos hijos. Se le ha administrado un psicodiagnóstico con las siguientes técnicas de exploración: Dos Entrevistas, Test del Dibujo Libre, Test del Arbol de Koch, Test de Familia Kinética Actual y Prospectiva, Cuestionario Desiderativo, Test de Wais y Test de
Relaciones Objetales de Phillipson.
PSICODIAGNÓSTICO
SÍNTESIS DIAGNÓSTICA
De acuerdo a los ítems señalados a lo largo del psicodiagnóstico, tomando como base las declaraciones efectuadas por la peritada y lo observado en las correspondientes técnicas implementadas, se llegan a inferir las siguientes conclusiones diagnósticas:
XXX, de 46 años de edad, se presentó puntualmente a las entrevistas, denotando suma preocupación y malestar a través de rasgos depresivos que están dentro de los los parámetros de un cuadro de depresión reactiva.
Ha logrado llevar a cabo una línea discursiva coherente, no denotando alteraciones significativas en la misma. Su tonalidad expresiva fue baja y con escaso énfasis.
Ha respondido a las diversas consignas que se le fue presentando, desarrollándolas de acuerdo a sus posibilidades. Las constantes autocríticas que fue realizándose se apoyaron en la dificultad de graficar según sus expectativas, pronunciando una serie de asociaciones que se vinculaban con su pasado. Sus producciones, sin embargo, respondieron a una buena integración cognitiva.
A nivel manifiesto, esto es, lo que verbalizó en forma conciente, dijo tender a ocultar su estado general y sus propios pensamientos ya que "no pueden ser comprendidos por los otros".
Por otra parte, apareció constantemente la necesidad de romper y tirar todo lo que contenga algo de ella [dibujos, fotos, escritos], no alcanzando a justificar sobre el por qué de ello.
Algunas asociaciones fueron articuladas con vivencias maternas [la imagen, belleza, lo que le decía a su madre, etc.]; otras fueron solo producto de un resguardo imaginario, aunque con un tinte persecutorio.
En el psicodiagnóstico se observó la manifestación de conductas de sobreadaptación poniendo en relieve la reactualización de toda una serie de pérdidas afectivas significativas.
Entraron dentro de esta serie, las muertes de su madre y su hermano, la muerte de su suegro, las pérdidas de animales que fue criando y el cambio de casa materna, lugar donde dice haber vivido cuarenta y cuatro años.
Se observó que el accidente, el cual la llenó de pánico, sirvió, entonces, para reactivar sentimientos de desmoronamiento psíquico, en una personalidad a la cual aún le cuesta elaborar las pérdidas descriptas. Verbalizaciones tales como: "fue terrible... no me oyó... no podía hacer nada... le gritaba que pare y no me oía... le tome mal los datos..." dan cuenta del estado reinante en aquel momento.
Observando todas las producciones y verbalizaciones que realizó, se destaca la recurrencia temática sobre las pérdidas padecidas. Tales recurrencias ponen de manifiesto la magnitud del hecho desencadenante, presentificado por un hecho concreto: el peligro de su propia vida. Dicho peligro se ha evidenciado a lo largo de las técnicas psicológicas instrumentadas en el psicodiagnóstico.
Es destacable que a pesar del transcurso del tiempo, aún en el momento del psicodiagnóstico, continúan reeditándose dichos hechos traumáticos En las técnicas implementadas ha referido constantemente sentimientos de "vacío", "tristeza", y una considerable añoranza por el pasado perdido. A través de ellas se han observado rasgos de ensimismamiento, conductas infantiles y una marcada inhibición en su libre accionar.
Se vislumbraron sentimientos de fragilidad e impotencia, promoviendo en consecuencia, una inhibición en su libre accionar diario. Manifestaciones tales como "mi marido no quiere que maneje porque no me ve bien... vine con remise", ejemplifican la limitación en su vida diaria.
Se observaron que ante los temores de enfermedad, locura y muerte, la peritada no logra instrumentar eficazmente mecanismos defensivos que le permitan sobrellevar las diversas situaciones cotidianas. Dicha falla promueve el encierro y ensimismamiento, tendiendo a evitar todo contacto con una realidad amenazadora.
La necesidad de evocar constantemente sus pérdidas familiares, conlleva la búsqueda de afecto y contención. En reiteradas oportunidades se autoafirmaba diciendo que debe ser fuerte y salir adelante ["-sí la madre pudo, ella también-]. Aparece muy claramente resumido en el relato efectuado en la última lámina del TRO, Test de Phillipson, donde expresa abiertamente su añoranza por aquellos momentos familiares vividos, y, al mismo tiempo, su necesidad de resguardo, contención y afecto.
En resumen, se infiere poseer una personalidad caracterizada por una depresión reactiva, llevando conductas sobreadaptativas y serias dificultades en su integridad yoica.
Se observa que el accidente declarado, reedita una cadena de hechos traumáticos, al ponerse ella misma en riesgo de muerte. Dicho riesgo, en un aparato psíquico debilitado como el que la peritada posee, irrumpe como amenaza concreta de derrumbe defensivo de su yo, el cual, hasta el momento del psicodiagnóstico, no presentó variación.
A raíz de todo lo expuesto, es indudable la necesidad inmediata del inicio de tratamiento psicoterapéutico, evaluando, asimismo, la necesariedad o no de implementar un tratamiento farmacológico guiado por el especialista psiquiátrico. Los motivos del mismo se apoyan en la marcada fragilidad de su estructura yoica y la renegación de la realidad que presentó hasta el momento del informe.
Contestando los puntos de pericia:
A) Sí la actora padece trastornos psicológicos a causa del accidente, qué clase y de qué manera.
B) Sí requiere de tratamiento, cuánto tiempo y de qué manera.
C) Cualquier otro dato importante para este juicio.
A. Sí. Padece de una depresión reactiva severa, adoptando conductas sobrecompensatorias, intentando sobreponerse con sumo esfuerzo ante el desajuste emocional que el hecho le ha despertado.
B. Sí. Un tratamiento psicoterapéutico se impone dado que ha quedado con desajustes emocionales que deben ser controlados. Asimismo, se sugiere evaluar la intervención farmacológica debido a la gravedad que presenta al momento del estudio, a pesar del tiempo transcurrido.
Se estima un tratamiento de unos dos años, con una frecuencia de dos sesiones semanales de 50 minutos. La limitación de tiempo de tratamiento que proporciona un hospital, no permite su completa recuperación, por lo cual se sugiere llevarlo a cabo en forma privada, sabiendo que hoy en día los honorarios promedio ronda los treinta y cinco pesos por sesión.
C. Como podrá observar V.S., el caso reviste gravedad y premura, ya que se visualiza claramente
como a pesar de haber transcurrido un considerable tiempo desde el accidente, la peritada sigue aún inmersa en un estado psíquico frágil y debilitado.
Como se fue señalando a lo largo de este psicodiagnóstico, el impacto acaecido en la peritada, ha despertado y reeditado toda una serie de sucesos que se le presentan como pérdidas terribles.
Haber vivido ella misma un riesgo concreto y real en su vida, desestructuró en sobremanera su aparato psíquico, llevándola a sentimientos de impotencia e inseguridad, de temores y labilidad afectiva, intentando sobreponerse a dicho impacto, buscando contención y refugio familiar.
Dicho impacto emocional perjudica su interacción con el medio que la rodea, ya que el decaimiento, la "tristeza" -como ella lo describe -, el ensimismamiento y la necesidad de tomar distancia de los demás, ponen una barrera fundamental en su vida.
Como podrá verse, V.S., ella no puede realizar una vida "normal", ya que se ve sumergida en un estado depresivo, no tiene seguridad para andar sola por las calles, no puede manejarse independientemente, y tampoco puede llegar a disfrutar de su propia familia, porque su mismo estado psíquico no se lo permite.
En reiteradas ocasiones ponía de manifiesto su impedimento para ayudar a su familia, acompañar a otros, y desarrollar con constancia y firmeza un desempeño laboral.
Por lo manifestado anteriormente, es contundente la necesidad de tratamiento, teniendo presente,
además, la plenitud de su edad y la capacidad intelectual que posee pero que no puede llegar a desplegar debido a su estado psíquico- emocional reinante.
PROVEA V.S.DE CONFORMIDAD
ES JUSTO
Firma del profesional
BIBLIOGRAFÍA
Tabla de evaluación de las incapacidades laborales, ley 24.557 -Baremos nacionales de las A.R.T. - Bs.As., Ediciones del País, Buenos Aires, 1996.
Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales - DSM IV, Ed. MASON Barcelona, España., 1995.
CATTANEO, B. – “Evaluación psicológica y ética”, en Psicodiagnóstico de Rorschach y otras técnicas proyectivas, año 22, Nº1, Buenos Aires, 2001.
CASTEX, M.- "La peritación", Material de cátedra de Forense, CEP, Fac.de Psicología, Universidad de Buenos Aires.
CASTEX, M. - "El daño psíquico" en los fueros civil y laboral, Material de cátedra de Forense, CEP, Fac.de Psicología, Universidad de Buenos Aires.
CASTEX, M. – “El daño psíquico en la medicina y psicología forense” - Anales de la Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires. T.XXIV, Buenos Aires, 1991.
DEGANO, J. – El sujeto y la ley – Ediciones Homo Sapiens, Buenos Aires, 1993.
DE SANTO, V. - “La prueba pericial” - Edit.Universidad – Buenos Aires, 1997.
ECHEBURÚA, E.Y DE CORRAL, P.- Trastornos de estrés postraumático- España, 1998.
LEVIN, E. - “La evaluación psicológica forense en poblaciones de bajos recursos escolares y culturales” (2000), Trabajo presentado en el Congreso de A.D.E.I.P., Provincia de Salta, Argentina, 2000.
LOLAS, F., JACOB, E., G. VIDAL - Sistemas Diagnósticos en Psiquiatría - Ed. Mediterraneo, Chile, 1995.
TRAVACIO, M. – Manual de Psicología Forense – Secr.de Cultura, CBC, Fac. de Psicología, Universidad de Buenos Aires.

No hay comentarios:

Publicar un comentario