lunes, 10 de septiembre de 2012

La nueva clasificación internacional de enfermedades y el diagnóstico multiaxial

El diagnóstico multiaxial puede ser descrito como un intento de comprehensibilidad en la descripción de la condición del paciente a través de un esquema estandarizado, confiable y estructuralmente coherente. Los propósitos generales del diagnóstico multiaxial, como un particular enfoque a la tarea diagnóstica, son los mismos que los del diagnóstico en general: descripción clínica, comunicación profesional, plan de tratamiento, pronóstico, investigación clínica y entrenamiento profesional.
Además de esto, la capacidad y pontecialidad descriptiva del modelo multiaxial han sido aplicadas tanto en psiquiatría como en medicina general con dos objetivos: lidiar con la complejidad de la enfermedad, así como con la condición clínica del paciente en su totalidad.
La articulación de estos dos tópicos ha constituído durante las últimas décadas el propósito principal del diagnóstico multiaxial.
Articular o estructar los componentes fundamentales de una enfermedad fue el propósito original del diagnóstico multiaxial tanto en psiquiatría como en medicina general. En psiquiatría este primer propósito motivó el desarrollo de los primeros esquemas de diagnósticos multiaxial, tales como los desarrollados por Essen – Möller y Wohlfar, en Suecia y Lecomte et al en Francia, quienes propusieron describir un trastorno psiquiátrico especificando el sindrome y la etiología, por separados. Posteriormente, Bilikiewicz en Polonia y Leme Lopes (9) en Brasil publicaron sistemas triaxales incluyendo síndromes psiquiátricos generales, condiciones de personalidad y constelaciones etiopatogénicas biopsicosociales.
En medicina general, la primera propuesta multiaxial parece haber sido la Nomenclatura Estándar de patología (SNOP) que incluía los siguientes ejes: Topografía, Morfología, Biología y Síntomas. El sucesor del SNOP, llamado Nomenclatura Estándar para Medicina (SNOMED) adicionó ejes como entidades nosológicas o enfermedades, suplementando la aproximación elemental y analítica del SNOP. La actual Clasificación Internacional de Enfermedades para Oncología12), uno de los miembros especiales de la familia de clasificaciones CIE-1013), incluye dos ejes: Topografía (localización del tumor) y Morfología (tipo tumorales). Los responsables de esta taxonomía consideraron que el uso de estos dos ejes era la única manera razonable para describir las neoplasias efectivamente.
El segundo pronóstico del uso del diagnóstico multiaxial es el describir no sólo la enfermedad sino la condición total del paciente. Esto último incluye el contexto de la enfermedad y su impacto sobre el funcionamiento del individuo. Este segundo propósito ha sido prominentemente conectado a la necesidad de facilitar la preparación de un plan de tratamiento comprehensivo, se espera con esto llamar la atención de los clínicos a ciertas características críticas de la condición del paciente que apunten a la necesidad de considerar varias modalidades de tratamiento y a la justificación del trabajo con un equipo multidisciplinario.
En consecuencia, el modelo multiaxial proporciona una descripción biopsicosocial de la condición clínica global del paciente. Abarca no sólo patología (mental y no-mental), sino también factores ambientales psicosociales y las consecuencias de la enfermedad sobre el funcionamiento del individuo y su calidad de vida.
El esquema multiaxial de la CIE-10 contiene los siguientes tres ejes:

I. Diagnósticos clínicos.
Incluye los trastornos mentales y de medicina general. Todos los trastornos identificables en un individuo deben ser listados y codificados de acuerdo con los veinte capítulos de enfermedades en la clasificación central de la CIE-10.
II. Discapacidades.
Valora las consecuencias de la enfermedad en términos de impedimento en el desempeño de roles sociales básicos. Debe ser evaluado con la versión revisada y acortada de la Escala de Evaluación de Discapacidades de la OMS (16). Cuatro facetas mayores deben ser consideradas: cuidado personal, funcionamiento ocupacional (como trabajador remunerado, estudiante o ama de casa), funcionamiento con la familia (evaluando tanto regularidad como calidad de las interacciones) y comportamiento social en general (interacción con otros individuos y la comunidad en general y actividades de tiempo libre).
III. Factores contextuales
Se trata aquí de describir el ambiente en el que emerge la enfermedad en término de dominios ecológicos. Se incluyen problemas relacionados con la familia o grupo primario de apoyo, ambiente social general, educación, empleo, vivienda y economía, asuntos legales, historia familiar de enfermedad y estilo de vida personal. Esta estructura está basada en los códigos – Z seleccionados del capitulo XXI de la CIE-10: "Factores que influyen sobre el Estado de Salud y el Contacto con Servicios de Salud".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada